Sexting

El Sexting es la creación y envío voluntario de fotos y mensajes de contenido sexual o erótico a través de la red, pero sobre todo, a través del teléfono móvil.

Cuando la información se reenvía por otros usuarios, se incrementa la difusión y es aquí donde radica el peligro de esta práctica ya que una vez que sale de un dispositivo la persona que lo envía pierde totalmente el control. El contenido puede terminar en las manos equivocadas y en lugares públicos y los delincuentes que se hagan con este contenido pueden seguir pidiendo al menor, imágenes sexualmente explícitas a través de chantajes. 

Lo que hay que saber sobre el sexting:

Fotos y vídeos que se “autodestruyen”

Una de las aplicaciones de móvil más utilizadas es Snapchat ya que permite enviar fotos o videos cortos. Aunque en un principio se autodestruyen una vez visualizados, los delincuentes pueden hacer una captura de pantalla  y recuperar los videos a través de una aplicación en el móvil que se conecta después al ordenador.

Nada de lo que hacen en Internet es realmente temporal

Es extremadamente negativo saber que imágenes y vídeos están en posesión de otras personas, lo que puede llevar a situaciones que ponen en peligro su intimidad e integridad.

Además de ser un delito penal, cuando el protagonista es menor de edad ya que puede considerarse pornografía infantil

Algunos datos preocupantes:

En España, 2 de cada 3 menores de 10 a 16 años (un 64,7%) posee un móvil propio, el 86,6% hace fotografías con su terminal, el 48,2% lo envía a otras personas y  el 20,8% lo publica en internet.

Además un 4% de los menores de entre 10 y 16 años reconocen haberse hecho fotos o videos en postura sexy (no necesariamente desnudos ni eróticas), y el 81 % declara haber recibido en su móvil, fotos o videos  en postra sexy de alguien que les gusta o amigos. 

Consejos para Padres y Madres:

  • Recuerda a tus hijos/as que enviar fotos o vídeos personales hace que se coloquen en una situación de vulnerabilidad ya que este contenido puede llegar a propagarse de forma masiva.
  • Es importante que estés presente cuando tu hijo/a esté conectado. Así, podrás comprobar mejor qué están haciendo en Internet.
  • Es importante recordar a tu hijo/a que la exposición de su intimidad en fotos o videos puede derivar en humillaciones públicas y por consiguiente en una afección psicológica con problemas de ansiedad, depresión, exclusión social, etc.
  • Recuerda a tu hijo/a que practicar Sexting puede llegar a derivar en Ciberbullying, por ejemplo, en caso de que compañeros del colegio usen las imágenes y/o vídeos para burlarse y exponerlas públicamente. Esto puede ser puntual, pero también puede prolongarse de forma que la situación pase a ser incontrolable.
  • Trasladar a tu hijo/a la suficiente confianza para que recurran a ti ante posibles problemas dejándole que exponga sus ideas y analice las posibles consecuencias.
  • Trasladar a tu hijo/a un mensaje fundamental: “Cuando envías fotos, videos o mensajes personales, pierdes el control de esa información y su destino, por tanto piensa antes de enviar algo o publicarlo en la red”.